Patricio Fernández

El noticiero

Ganas de Conversar

Rafael Harvey: “El concepto de seguridad nacional no está definido en la Constitución. Es lo que creen los comandantes del Ejército, que desde Pinochet hasta ahora, no tienen ninguna diferencia”

Compartir:

Por Patricio Fernández

19 de abril de 2021 — Ganas de Conversar

El capitán en retiro, denunciante de los hechos de corrupción del Ejército y malversación de fondos públicos, fue el vigésimo invitado a Ganas de Conversar. En el diálogo con Pato Fernández, tuvo palabras para relatar sus denuncias, el espionaje telefónico y el desafío de la nueva carta magna y la incorporación de las Fuerzas Armadas en ésta.

El vigésimo invitado a Ganas de Conversar, el programa de Patricio Fernández, candidato constituyente por el distrito 11 de la Región Metropolitana, fue el capitán en retiro, denunciante de los hechos de corrupción y la malversación de fondos públicos del Ejército de Chile, y hoy, candidato constituyente por el distrito 10, Rafael Harvey.

Tu el 2015 denunciante cobros indebidos a unos militares conscriptos, desde ahí comienza tu infierno. Te procesan por sedición, la fiscalía te condena a cinco años de cárcel. Cuéntanos este recorrido que te tocó transitar y en que terminó el caso

Buena síntesis. Principalmente, en resumen, yo no tenía ningún problema hasta el 2015. Siempre en lista uno, llega el 2015, me topo con un cobro miserable a soldados conscriptos de escasos recursos, le estaban cobrando 3 mil pesos por elementos de abrigo. Si tienen recursos. Paralelo a este cobro, estaba el mismo general Oviedo, gastaba 100 mil pesos de chocolates para eventuales visitas con dinero de todos los chilenos. Eso lo presenté al mando de buena forma, con un escrito y eso significó la corrupción institucionalizada y la defensa corporativa de la misma. Como el oficial esta denunciando a su superior, esta ese concepto, como es tan descriteriado y desleal. Uno la lealtad no la tiene con el mando superior, la debe tener con las leyes, con la ciudadanía, con la constitución, o si no preguntémosle como les fue a los de Punta Peuco. Eso significó una persecución feroz. Yo tengo una medalla única a la mayor tradición militar del Ejército, de cinco generaciones seguidas de militares, ninguno cuestionado por hechos de corrupción. Ningún estuvo involucrado en delitos de corrupción ni menos en violaciones a los derechos humanos. Todos los que son parientes de familiares de los que están en Punta Peuco son considerados héroes. Esa cultura esta hoy en día. Los nietos del Mamo Contreras acaban de salir de la academia de guerra. Los hijos del coronel Lauriani, en tremendos puestos. Y así hacen su carrera mucho más fácil. Bueno, el proceso de sedición, intentaron condenarme a 10 años efectivos, según el Código de justicia es instar al desorden. Yo solo les dije a los soldados que podían denunciar el cobro y el fiscal militar para el era desorden. En eso, se me ha tenido por estos seis años como culpable, desde septiembre de 2015 cuando estuve 3 semanas en prisión preventiva, tienen mis hojas de antecedentes en el registro civil dice condenado por sedición cona rial 36. Cuando me absolvió la Corte Suprema en octubre del año pasado, enviaron el expediente del sistema penal antiguo, al juzgado militar, y en el trayecto de la Corte Suprema a Estación Central, donde esta el juzgado militar, en el trayecto asaltaron el auto de Correos de Chile. Y se robaron solo ese expediente.

Cuando yo era director del The Clinic, y Mauricio Weibel hizo la investigación del Milicogate nos entraron a robar. ¿Ese tipo de situaciones te resultan creíbles, te las imaginas como se producen adentro?

Quizás antes no la habría creído. Mis abogados en 2017 me decían que estaba siendo intervenido. Yo no lo creía. Y si creo que al The Clinic se tendrían que haber metido agentes del ejército. En 2005, en el consulado Argentino en Punta Arenas, bueno ese es otro tema, la ineficiencia de la inteligencia militar. Se le quedó el carné de identidad a un agente y por eso se dieron cuenta. Pero la ineficiencia es terrible. 

¿Hay institucionalmente una inteligencia militar abocada a situaciones internas del país?

Si claro. En 2016 un sargento que trabaja en la dirección de inteligencia. Me dijo, mire mi capitán, a usted lo tienen al mismo nivel que algunos diputados, entre esos Hugo Gutiérrez. Yo ni lo conocía. Cuando baja a los subterráneos de las oficinas de inteligencia que están en el centro, y tienen todo archivos y suboficiales contratados y recontratados en retiro, viendo las redes sociales e investigando el sistema interno. Adelanto que espiaron a bogados de causas de derechos humanos, próximos en llevar a la cárcel a próximos internos de Punta Peuco. Esto es mucho más grande, no puedo dar muchos detalles, pero da cuenta de la carpeta investigativa.

¿Cómo describes la cultura militar?

Es una cultura tremendamente ligada a Pinochet. Segundo lo que existe mucho es la obediencia absoluta. No existe espacio alguno a la obediencia reflexiva. Cultura de poca preparación, incluso de los oficiales, en cuanto a lo legal, lo jurídico, la historia, todo tipo de preparación cultural. Bueno de clases, la separación entre oficiales y suboficiales, y el maltrato hacia los soldados.

Me parece insólito que en el siglo 21 sigan existiendo desde la entrada categorías sociales dentro del Ejército.

El ejército no es más que la representación de la sociedad en sí. Eso se puede ver en los oficiales, los que mandan el ejército, los suboficiales formados en Maipú y los oficiales en Las Condes. Y los soldados conscriptos que hacen el servicio. Puede ser, lo que no puede haber es desigualdad. Y esa desigualdad esta dada en hechos puntuales, en el 2015, había un comandante de apellido Manríquez Lerou, que chocó en estado de ebriedad, condenado por un juzgado, porque lo dejó con lesiones. Lo suspendieron de cargo público y condena a 61 días remitidos, y no le hicieron anda al comandante. Ese mismo año, misma unidad, cabo primero Velázquez que era sobreviviente de Antuco, este cabo tuvo la misma colisión, contra una pandereta, la pagó, no hirió a nadie, no salió condenado, y el mismo informó a su unidad la situación y lo dieron de baja. Es mucho más grave lo del comandante.

La Constitución del 80 dice en su artículo 101, que las Fuerzas Armadas existen para la defensa de la patria y son esenciales para la seguridad nacional. ¿Qué les enseñan por seguridad?

Excelente pregunta Patricio. Ningún civil con los que he hablado había reparado en eso. No está definido en ninguna parte el concepto de seguridad nacional. Esta como un capítulo, se nombra 25 veces en la Constitución actual, pero no está definido. Por ende, cuanto uno ve el proyecto que presenta el presidente Piñera, el año 2019, sobre la infraestructura crítica, uno de los proyectos con más suma urgencia, para que los militares cuiden los recintos de sus amigos, el puso dentro del proyecto de ley, que según un señor de apellido Evans, que es un abogado que estaba en el patio de su casa y se le ocurrió definir que es seguridad nacional, anda más, y lo cita a él. Por ende, todos entienden algo distinto por seguridad nacional.

Hubo una filosofía de la seguridad nacional durante la dictadura de Pinochet y en América Latina, el enemigo interno. ¿Permanece? ¿Cómo se entiende al interior del Ejército?

Todos los comandantes en jefe del Ejército, desde Pinochet hasta hoy día, que no tienen en nada distinto, la entienden de manera transversal, cualquier acto de cualquier ciudadano nacional o extranjero que pueda afectar el estatus quo o la normalidad de lo que creen que es normal el Ejército. Es lo que creen ellos.

¿Cómo opera el espionaje telefónico?

Lo que puedo aportar desde el conocimiento, sin vulnerar el secreto. El ejército mediante su director de inteligencia hace solicitudes muy simples, poniendo un número de teléfono y que necesitan interceptarlo. Ahora la ley de inteligencia la 19.974, dice en su articulo 23 que las causales para investigar o espiar a una persona son 3: seguridad nacional, narcotráfico y trata de blancas. A los seis periodistas espiados, a los cuatro militares, que tenemos en común, haber denunciado hechos de corrupción, no pudieron pillar alguno de esos tres motivos. Incluso la ley de inteligencia dice que se podrá investigar por tres meses, prorrogables, de manera justificada por tres meses más. Bueno a Weibel lo espiaron durante un año y a mi también. Le cambiaron el nombre a Mauricio Weibel, conmigo por lo menos me pusieron el mismo nombre. El ministro de la corte firmó cualquier cosa. ¿Si le piden investigar un número con otro nombre y termina investigando al presidente de la República?

Todos los diálogos del programa Ganas de Conversar, los puedes revivir en la cuenta de Instagram @patofdez, en el Facebook Pato Fernández y el canal de YouTube, patocandidato.

Revive la entrevista completa aquí