Patricio Fernández

El noticiero

Ganas de Conversar

Jota Larenas, director del Sistema B: “Una ciudad más integrada en lo urbano y en lo social, permite una sociedad más empática y resiliente”

Compartir:

Por Patricio Fernández

10 de marzo de 2021 — Ganas de Conversar

El décimo segundo invitado al programa liderado por Patricio Fernández, relató la historia del Sistema B en Chile, sus implicancias, y desafíos que están relacionados directamente con el proceso Constituyente. “Las empresas B tienen que cumplir un estándar mínimo social y ambiental”

Este viernes 12 de marzo, el décimo segundo invitado al programa radial liderado por Patricio Fernández, candidato constituyente por el distrito 11 (Las Condes, La Reina, Peñalolén, Vitacura y Lo Barnechea), fue el director Ejecutivo de Empresas B en Chile, Juan Pablo Larenas.

En el diálogo, “Jota”, como lo llaman sus cercanos, relató la historia del Sistema B en Chile y el mundo, explicando sus principales implicancias y desafíos que tienen desde la interna. Por otra parte, tuvo palabras para el futuro, en el marco de la Convención Constitucional y la relación que tienen los derechos sociales y ambientales garantizados por el Estado, con las empresas.

¿Qué son las empresas B?

Son empresas que tienen fines de lucro, como cualquiera, pero que el propósito central es tener un compromiso de generar un impacto positivo en las personas y el medio ambiente. Buscan generar rentabilidad, pero que sea consecuencia de haber hecho las cosas de manera responsable. Las empresas B hacen un compromiso legal donde cambian sus estatutos, y eso es algo importante porque significa un cambio de paradigma. En esos estatutos incorporan dos cosas. Uno que el propósito de la empresa es generar un impacto positivo para las personas y el medioambiente y no solo maximizar el interés de los accionistas. Y segundo, que los accionistas de las empresas exigen a sus directivos a que deben cumplir con el propósito ampliado. Por otro lado, las empresas B tienen que cumplir un estándar mínimo social y ambiental. Pasan por un proceso de certificación donde se mide la empresa completa, todas sus áreas, las practicas laboral, es ambientales, los estándares de transparencia, la gobernanza y principalmente el modelo de negocio, si los productos y servicios están generando un impacto positivo en las personas y el medioambiente. En el mundo somos una comunidad de 4 mil empresa B. Yo tuve la suerte de cofundar una empresa B gracias a mi amigo Pedro Traverso que me invitó a sumarme a una muy linda empresa que se llama Late! Pero ya hace 10 años estoy dedicado en cuerpo y alma a promover este nuevo paradigma de las empresas B y comenzamos en Chile hace 10 años con el sistema B. Nuestra causa va mucho más allá de eso, no solo queremos transformar el ADN de la empresa, sino el sistema económico. El sistema B se llama sistema y no empresa porque nuestro propósito es generar un sistema económico más equitativo, inclusivo y regenerativo para todas las personas y el planeta, porque entendemos que no es suficiente cambiar solo la empresa, es necesaria pero no suficiente, Necesitamos trabajar con otros actores, porque los problemas que nos aquejan como la inequidad inmoral en muchos ámbitos, el cambio climático, la falta de cohesión social, la crisis de confianza, también ha sido generado por la irresponsabilidad de las empresas, pero hay empresas que también están generando cambios potentes, queremos escalar este modelo, pero nuestra mirada va mucho más allá del cambio en la empresa, va hacia como podemos generar un cambio en el sistema económico, donde la empresa es central, pero no es lo único.

Yo creo que una de las cosas al que invita el proceso constituyente es a redefinir o volver a discutir algunos conceptos. El concepto del Estado, el pacto social, en fin. Pero en ese contexto, volver a definir lo que es un partido político, será muy importante con los cambios de poder. ¿Qué entiende tu por una empresa? Porque parece que venimos de un tiempo en el que la empresa tenía un dueño y era algo parecido a un capital que buscaba rentabilidad y que contrataba a trabajadores para generar productos que ganaba valor. ¿Cómo entiende tú la empresa?

Exactamente, ahí viene muy fuerte la definición de empresa con toda la influencia de Milton Friedman. Se cumplieron 50 años hace poco de un escrito que hizo en el New York Time. Nosotros hicimos una instalación en Times Square, para decir que es el momento de reiniciar el modelo Capitalista de mejorarlo, no de borrarlo. Y lo que yo entiendo por empresa, es buena tu pregunta. Me encontré con dos muy reveladoras. En latín, company, en inglés, en latín significa compartir el pan. Y después en un dialecto escandinavo, empresa significa compartir la vida. Si tu extrapolas esas definiciones a la conversación constitucional te das cuenta de que la empresa puede ser perfectamente un espacio donde las personas pueden tener los mismos derechos que queremos que tengan a través de esta nueva constitución, derechos sociales, derechos económicos, derechos culturales, derechos civiles.

¿A la empresa B le importa lo que pasa con el trabajador?

Claro, lo que yo entiendo como empresa, es un espacio en el cual las personas se pueden realizar y podamos reconocer que todos tienen igual dignidad. Porque no basta con libertad. Todos partimos la carrera en posiciones distintas. Si todos partiéramos la carrera en la misma posición bastaría con la libertad, pero sabemos que es insuficiente. Que necesitamos como Estado y como empresas, generar las condiciones para que las personas efectivamente esas libertades las puedan aprovechas. Yo entiendo la empresa como un espacio en ese sentido, que las personas puedan florecer, desarrollarse profesionalmente, darle oportunidades a las familias, que sea un espacio de inspiración y realización. Una de las conversaciones que va a tomar más tiempo en la convención constituyente es la que esta basada en los principios. Yo te he escuchado que la constitución debería partir con la definición de dignidad. Imagínate que las empresas también se comiencen así. Uno podría empezar a definir internamente eso, que significa en tal empresa y tal rubro que las personas tengan derechos económicos. Eso puede tener implicancias super potentes, por ejemplo, que las ratios salariales sean más bajos. Nosotros desde sistema B apoyamos una iniciativa que se llama desafío 10x que fue creada por un fundador de una empresa B. Dice dos cosas. Que invita a que las empresas paguen un sueldo mínimo de 22 UF que es un 25% mayor que el salario mínimo legal, y por otro lado que el salario más alto no sea 10 veces más alto que el salario más bajo. Esos son los dos compromisos que toma la empresa. Imagínate que la Constitución hable de derechos económicos porque la actual no lo hace. Ahí cambia completamente la conversación. Si la constitución no incluye derechos económicos por falta de quorum, igualmente se generará la conversación. Yo estoy seguro de que las empresas pueden tomar las oportunidades y empezar a cuestionarse ellos mismos cuales son los principios intransables que quieren incorporar como eje de acción de la empresa.

¿Cuál dirías tu que son esos principios intransables?

Derechos económicos, derechos sociales, derechos ambientes y culturales. Esos cuatro son fundamentales. Si las empresas toman esos principios como eje de acción, cambia completamente la conversación. Las empresas emplean al 80% de los trabajadores de Chile. Lo mismo con la equidad de género, o sobre el reconocimiento de los pueblos originarios. Toda la conversación constitucional la puedes extrapolar a la empresa. ¿Cómo uno puede incorporar en la conversación constitucional el rol de la empresa? Pero si revisas los temas que se van a hablar, los principios, la igualdad, el reconocimiento medioambiental, que tendrá impacto en la propiedad privada, etc., incluso el régimen político, como distribuyes el poder de una manera distinta en la empresa como tomas las decisiones. Es muy entretenido, darse cuenta de que la conversación constitucional no solo es como se regula el estado sino como queremos que se comporten las organizaciones del siglo 21 en la cual están las empresas que son el motor de crecimiento y desarrollo. Ojalá que esa conversación permee, ahí los empresarios y emprendedores jugaremos un rol fundamental.

Qué normas constitucionales te gustaría ver discutidas en este proceso, que son de alguna manera exigencia que las empresas pueden asumir, para que esto que hablas se vuelva realidad, y no se vuelva generosidad, sino que una exigencia política hacia a ellas.

Lo primero es el reconocimiento al medioambiente como base de vida. El derecho a la propiedad, estoy a favor, siempre y cuando re reconozco al medioambiente como base de vida.

¿Qué te pasa con el agua?

Obviamente se tienen que discutir si reconoces al medioambiente como base de vida. Uno puede ir más allá. Si declaras el reconocimiento del medioambiente, empezamos a hablar de la justicia ambiental, de la protección ambiental, de la justicia intergeneracional, del reconocimiento de los ritos de los mares de los cerros, de los derechos animales. Los que generan más impacto, positivo o negativo, son las empresas. Ex extraordinario como las empresas en Chile se han comprometido con la carbono neutralidad, que significa hacer un reconocimiento explícito que tenemos que cuidar el Medioambiente. Esta es la primera vez que se va a rescribir una Constitución en contexto de crisis climática, no nos podemos hacer los giles con eso. Es vital que se discute y que se llegue a un acuerdo. Y después me encantaría que se profundizara sobre los derechos sociales y el rol de la empresa. Por una razón, más del 80% de las personas empleadas trabajan en empresas, entonces imagínate el impacto que puede generar que ciertos derechos sociales estén incluidos en la Constitución.

¿Qué son las ciudades B?

Las ciudades B es un proyecto que lo crea Sistema B. Lo que busca es como podemos construir ciudades, que los ciudadanos puedan jugar un rol más activo en solucionar los problemas locales. Bajo la visión de la empresa B como se lleva a un contexto local. Donde la autoridad local, con las empresas del entorno y líderes de la sociedad civil se junten y trabajen en torno a causas comunes. Nosotros hablamos mucho de esas causas enmarcadas bajo los 17 objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas. Es un marco importante, por primera vez en la historia, con estos 17 objetivos, se hace un acuerdo entre las empresas, la sociedad civil. 193 Estados se comprometen de que aquí al 2030 debemos cumplir ciertas metas, como hambre 0, cuidado de las aguas, ciudades resilientes, equidad de género. Vivimos en un Chile tremendamente desigual, la crisis ambiental es una crisis social, no hay justicia ambiental si no hay justicia social.

¿Te parece importante que exista integración social? ¿Que convivan personas de diferentes estratos socioeconómicos?

Me parece fundamental. Aunque mucha gente haya criticado los proyectos de viviendas sociales, yo creo que son cosas que vale la pena replicar. Es muy importante la cohesión social. Ese es uno de los problemas, o de las razones de fondo del estallido social, En Chile creemos que seguimos en un sistema de castas y yo estoy seguro de que el mal trato o la indiferencia generó ele estallido. Si no hay integración social y urbana, jamás va a haber empatía hacia el otro. Una ciudad más integrada, permite una ciudad y una sociedad más empática.

Todos los diálogos del programa Ganas de Conversar, los puedes revivir en la cuenta de Instagram @patofdez, en el Facebook Pato Fernández y el canal de YouTube, patocandidato.

Revive la entrevista completa aquí