Patricio Fernández

El noticiero

Ganas de Conversar

Cristián del Canto: “No es solo vivienda digna, sino que es vivienda digna asociada a barrios dignos”

Compartir:

Por Patricio Fernández

18 de febrero de 2021 — Ganas de Conversar

El profesor de Seguridad Urbana en la Universidad Alberto Hurtado, analizó la ciudad integrada en el territorio, los posibles mecanismos para poder recuperar la plusvalía ciudadana y como, el proceso constituyente podría garantizar el derecho a una vida digna a las personas.

Este jueves 18 de febrero, el segundo invitado a Ganas de Conversar, el programa radial liderado por Patricio Fernández, candidato constituyente por el distrito 11 (La Reina, Lo Barnechea, Las Condes, Peñalolén y Vitacura), fue el arquitecto urbanista, presidente de la Coordinadora Vecinal de La Reina y candidato concejal por la misma comuna, Cristián Del Canto.

Partamos por la vivienda. En este distrito y en tu comuna La Reina, es un tema que aparece muchísimo. Familias, cuyos hijos en sectores menos pudientes, viven mucho tiempo de allegados, queriendo un lugar donde vivir en sus propios barrios, tienen que migrar de sus barrios. ¿Es posible generar esas viviendas de los descendientes de las familias que viven ahí, en su propia comuna?

El tema inmobiliario es uno de los principales negocios que sustentes el modelo económico extractivista, basado en maximización de utilidades. El distrito del sector oriente, los suelos son extremadamente caros por la especulación inmobiliaria, y eso hace que los mismos habitantes de las comunas, nos vemos con un concepto que no está exactamente bien aplicado, pero que se llama gentrificación, ya que los productos inmobiliarios que se ofrecen son de tanto valor, que los mismos habitantes de las propias comunas no podemos adquirirlos.

Es un fenómeno que se da en las grandes ciudades del mundo. Los suelos se vuelven atractivos para la inversión. Parece que cuando la rentabilidad financiera está bajas, no hay anda mejor para las grandes fortunas que comprar terrenos. Ney York, Tokio, Londres. La gente que lleva mucho tiempo viviendo han tenido que emigrar.

El fenómeno de la gentrificación se da desde una mirada clásica, desde el centro de la ciudad. Acá en Santiago el barrio cerca del cerro Santa Lucía se ha dado mucho, proceso de gentrificación, nuevos edificios, la gente no puede seguir viviendo ahí, venden barato y se van a las periferias y llegan personas de ingresos mayores a esos barrios.

¿Cómo podríamos abordar constitucionalmente a que eso no acontezca?

Hay varias cosas que se pueden hacer. De partida, hay un tema normativo, si es que las normativas, planes reguladores, son pro, inmobiliarias, pro-inversión, por ende, están favoreciendo esta lógica de gentrificación, va a terminar sucediendo.

¿Qué tipo de intervención puede hacer el Estado? Yo entiendo la ciudad como algo distinto a un mercado de suelo. Como un espacio político, como lugar de encuentro, un tipo de convivencia, la ciudad que construimos es el modelo de la democracia a la que aspiramos. ¿El Estado debería invertir más en terrenos de esas comunas?

Una lógica que ya existen en tantas generaciones de plusvalía, que tiene todo sentido, es un mecanismo que en otros países se ha aplicado, que tiene que ver con la recuperación de plusvalía.

Cuando el Estado producto de los ingresos que le generamos nosotros, con nuestros impuestos, y el estado invierte en una nueva calle, en el sistema de transporte, etc. hace inversiones genera plusvalía a esos suelos. Esas plusvalías hacen subir el valor del suelo y los que capturar ese valor son las inmobiliarias. Tiene toda lógica que esas plusvalías, que se producen a partir de los beneficios, sean devueltas en el fondo a quienes la produjeron, quienes pagamos los impuestos. Las mismas inmobiliarias, que generan proyectos, deberían devolver parte de la plusvalía que se están ganando.

¿Qué entiendes tu por una vivienda digna?

Como vivienda en sí, de los muros hacia adentro, que tenga la calidad y dimensión para que una familia pueda desarrollarse adecuadamente. Hoy día la vivienda social, se entregan del orden de los 60 metros cuadrados. Para una familia de 4 personas es absolutamente insuficiente. En la dictadura se entregaban de 36, se ha ido avanzando, pero hay que seguir. No es solo el tamaño, sino la calidad. La eficiencia energética, vivienda adecuadamente aisladas. Las olas de calor son cada vez mayores y las viviendas deben tener niveles de aislación adecuado para responder. Pero más allá de la vivienda existe el entorno. No es solo vivienda digna, sino que es vivienda digna asociado a barrios dignos. Y no es solo que, en el condominio, haya área verde ni juegos para los niños, si no que deben existir los servicios adecuados y la infraestructura.

¿Que deberíamos garantizarles a los chilenos de manera constitucional para los ciudadanos?

“Cuando se habla de vivienda digna no se habla necesariamente de propiedad. Lo que garantizamos vivienda digna, no que cada chileno sea propietario de la vivienda, sin poner en cuestión el tema a la propiedad. Lo que se hizo en Recoleta, que serán arrendados a muy bajo costo, es una manera de resolver el problema que no pasa por el tema de la propiedad. Y el de Las Condes en la rotonda Atenas es de las mismas características. En Estación en los guetos verticales, ni los ascensores son adecuados por las enormes filas para ocuparlos”.

¿Es más segura una ciudad integrada que una desintegrada? Cunde la convicción en los sectores acomodados, de que no hay nada mejor que aislarse, encerrarse, subir los muros, llenar de protección eléctrica, casetas de vigilancia en la esquina y que no haya nada cerca parecido a la pobreza. Siempre que hay subsidios populares cerca de sectores acomodados parece que se ponen el grito en el cielo como si fueran construyendo una cárcel. ¿Es más segura una ciudad integrada? ¿Genera más paz social? Para mi es evidente el sueño de la ciudad integrada. Algo de esto fue el gran clamor dele estallido social. Consiste en los mundos separados que genera al parecer violencia, rencores. ¿Hay experiencia internacional donde las diferencias se cruzan más son lugares más apacibles?

Definitivamente la respuesta es sí. Una ciudad integrada necesariamente va a ser más segura. Pongamos por un lado integración y por el otro lado segregación. Esta lógica de la ciudad tan tremendamente segregada es bastante latinoamericana. En otras partes del mundo, los ricos y los pobres, o las clases medias están más cerca o incluso comparten los mismos barrios. Esta lógica es bastante particular, donde hay conos de alta renta, en donde se concentra la riqueza, los mejores servicios, todo lo mejor. Gran parte de la ciudad no responde a esa lógica, desde una mirada del sistema Capitalista, podemos decir que hay un grupo de la sociedad que es el que controla todo, se instala en el lugar, y todos los demás hacen que los controles sean posibles.

Todos los diálogos del programa Ganas de Conversar, los puedes revivir en la cuenta de Instagram @patofdez, en el Facebook Pato Fernández y el canal de YouTube, patocandidato.

Revisa la entrevista completa aquí