Patricio Fernández

El noticiero

Ganas de Conversar

Caiozzama, muralista callejero: “Dignidad es tener acceso a la educación, que un niño que nace en una toma pueda estudiar en la universidad y no tenga que endeudarse 20 años para lograrlo”

Compartir:

Por Patricio Fernández

22 de marzo de 2021 — Ganas de Conversar

El décimo tercer invitado al programa de diálogos de Patricio Fernández, fue Claudio Caiozzi, líder de la técnica paste up en Chile, quien se convirtió además, en el artista visual más popular en los tiempos del estallido. Es el máximo interventor de los muros, llenos de mensajes y fotomontajes, con humor, ironía y crítica social en las calles del centro de Santiago.

Este lunes 22 de marzo, el décimo tercer invitado al programa radial liderado por Patricio Fernández, candidato constituyente por el distrito 11 (Las Condes, La Reina, Peñalolén, Vitacura y Lo Barnechea), fue el muralista callejero Claudio Caiozzi, más conocido como Caiozzama.

En el diálogo, “Caio“, como lo llaman sus cercanos, relató como adoptó la técnica del “paste up” en sus murales, que irrumpieron con gran fuerza desde el estallido social, mostrando múltiples mensajes en el barrio Lastarria, el Gam y por los alrededores de Plaza Dignidad. Por otra parte, analizó el Chile actual y compartió sus reflexiones acerca del Gobierno y sus medidas tomadas en el tiempo.

Tu desarrollaste esta técnica del paste up, estos murales que son pegoteo de imágenes recortadas. Cuéntanos un poco de donde viene esta técnica, como empezaste y como llegaste a esta historia

Yo soy fotógrafo periodístico. El 2006 me pongo a trabajar en prensa y el 2010 decido irme. Siempre pensando en que la foto era mi destino. Eme encanta la fotografía. Me fui el 2010, viví en Londres, en Punta Cana, viví en China, viajé por Asia y Europa. Yo como espectador, porque yo no dibujo, coleccionando Street art. En Francia comencé a ver que había mucho papel pegado. Había mucho grafiti de papel. La ley era muy cabrona y había un vacío legal.  A la vuelta de mi viaje en 2014, empecé a hacerlo acá. Imitando lo que había allá.

Tu hiciste tu galería en la zona del GAM, en la zona de Lastarria, en los alrededores de plaza dignidad. ¿Cómo fue tu encuentro con el estallido social? Yo hice un libro Sobre La Marcha y algo de atención para mi eran las murallas.

Yo vivo acá mismo. Mi trabajo lo hago cerca de mi cada, me gusta mucho ir viendo que le hacen. Yo vivo en Vicuña Mackenna con Carabineros de Chile, rebautizada como paco perkin Street como le llaman ahora. Mi departamento tiene hacia Ramón Corvalán, que era la guerra máxima al principio. Como fotógrafo, del primer día, salí a hacer foto. Al mismo tiempo las ganas de hacer murales de lo que iba viendo e iba pasando. Acá se vieron cosas muy terribles.

¿Qué fue lo que viste en el estallido social?

Algo que nunca había visto en mi país. Yo hago marchas y todo ese tipo de fotos desde el 2004, nunca me tocó ver algo tan multitudinario, algo tan transversal. Gente de todo tipo, de todas las edades. Fue muy bonito, no me lo esperaba. Yo no era muy positivo cuando me hablaban de mi país. Chile para afuera es el oasis. Yo siempre era como bueno, no tenía mucha esperanza. Me gustó mucho ver eso, gente de todos lados, no solo en Santiago, sino que en todas las ciudades. Y al mismo tiempo, algo que nunca me imaginé que iba a hacer fue la represión de Carabineros. Yo sabía, porque se cómo los pacos funcionan, pero jamás en la vida me esperé lo que pasó.  No llevábamos una semana y había 20 muertos. Tenemos 400 personas sin ojo. Lo que habla del descontrol de Carabineros. Ellos tienen que cumplir normas y todo, pero eso no se hace. Aquí ellos hacen lo que quieran y es un descontrol absoluto. Yo lo vi y tengo registro fotográfico de todo. A mi no me lo cuenta nadie. Yo mismo recibí cuatro perdigones, una lacrimógena a quema ropa y por estar haciendo fotos.

Me pareció ver la irrupción de un montón de mundos que nos e habían mostrado al menos conjuntamente en el espacio público. La aparición de culturas, identidades. Que parecían no haberse revelado y que de pronto asomaron. Me hace sentido en el proceso constituyente, en el sentido de generar proyecto colectivo con esos mundos que parecían estar en lo subterráneo. Cuando la Cecilia Morel dijo que veía alienígenas me parecía que era muy ilustrativa. El mundo del poder viendo un mundo raro que no parecía que existía.

Ella fue de las pocas que dijo las cosas como eran. El tema de los privilegios. Ella fue de las pocos que lo vio. Ella lo dice, llegó el momento de compartir esos privilegios. Nadie más lo dijo así de claro, y sin darse cuenta yo creo. Este país también esta construido, arquitectónicamente. La ciudad se transformó en una ciudad neoliberal, donde la gente no se encuentra. Los que tienen plata con los que no. Es cosa de ver la tele, la publicidad, te muestran el mundo de ellos. No tenemos una prensa que nos ayude. El único canal decente para mi es La Red, con sus programas hacen una pega increíble. De repente Chilevisión se pega algunas pegas buenas. Fue bonito como se llenó de banderas Mapuche, se aburrió no más la gente y entre todos se unieron. Yo creo que Chile si cambió. Hay gente que aun no se da cuenta, pero espero que así sea y que en las votaciones. En el voto joven que no estaba, que no existía.

Caio, tu mencionaste la irrupción de la bandera mapuche. ¿Que simbolizaba eso? ¿Tú crees que era literalmente el apoyo a la causa mapuche o representaba algo más? A mi me parece que vino a hacer presente lo marginado o lo no escuchado.

Yo creo que va por ahí. Es darse cuenta de que al pueblo mapuche los han perseguido, le han robado todo, no tienen ni voz ni voto. Es como que nosotros queremos poner las reglas y queremos ver cómo hacemos las cosas. Basta de todo el sistema que nos armaron en el que finalmente a Chile lo secuestraron unos pocos. Era tan evidente, que hay hasta una entrevista que le hicieron a Pinocho cuando le hablan a las AFP, el dice a mi lo único que me da miedo que en 20 o 30 años más sean las empresas los dueños del país y no el Estado y así pasó. La gente se aburrió y toma esta bandera, una cosa como lo último, como lo más olvidado y no, ha estado ahí siempre y tirémoslo para arriba, yo creo que por esos se ha llenado de banderas mapuche por todas partes.

¿Viste la irrupción de una arte nuevo significativo? ¿Hay algo que va a quedar del arte del estallido?

Hay dos factores. Si uno mira plaza dignidad, la zona cero esta lleno de rayados. Esta era una zona pulcra, no había grafitis o muy pocos. Pero si nos vamos a otros lados, Villa Francia, La Legua, La Victoria, estaba lleno de esos mensajes y ese arte. Con el estallido se trasladó a un lugar de los pocos que tiene Santiago donde la gente se encuentra. Donde encuentras a alguien de Lo Espejo y Las Condes en este punto. También cambió que no había firmas, había mensajes. Te enterabas de un montón de cosas. Desde la performance, papel, pintura, rayado, grafiti, de todo. De aquí para delante eso se va a haber en todas partes.

Tu enfatizas en la irrupción de la palabra dignidad. Vamos a convenir que es una palabra distinta a las dos que simbolizaron la gran lucha del siglo 20 que era libertad versus igualdad. Una de las cosas que he pensado que sería bonito a la hora de discutir, es que antes de entrar en el artículo definir la palabra dignidad. ¿Qué entiendes tu por dignidad?

La dignidad viene siendo el poder vivir, da lo mismo si eres pobre o clase media. Por último, la señora que es nana, que trabaja todo el día y anda cuatro horas en micro, pueda pegarse dos semanas de vacaciones y se puede ir a una cabañita o algo y se pueda dar un lujo. La clase trabajadora vive de las deudas y eso es indigno. No puedes gastarte el 30 porciento de tu sueldo para llegar a trabajar. Eso es indigno. Que los colegios de la gente pobre, que no tiene acceso a la palta, sean colegios que saquen a niños que no tienen ninguna posibilidad de nada. Que nuestros niños pasen a ser un producto, y un negocio. Que el Sename se haya transformado en negocio, que lo último que importa son los niños, mientras más cabros tenga más plata le van a dar y da lo mismo lo que pase con ellos. Tenemos más de 1800 niños muertos y a los que manejan el Gobierno no les importa. La gente se esta muriendo de hambre, antes de la pandemia también. Tener acceso a la educación, que un niño que nace en una toma pueda estudiar en la universidad y no tenga que endeudarse 20 años.

Todos los diálogos del programa Ganas de Conversar, los puedes revivir en la cuenta de Instagram @patofdez, en el Facebook Pato Fernández y el canal de YouTube, patocandidato.

Revive la entrevista completa aquí