Patricio Fernández

El noticiero

Ganas de Conversar

Ana María Gazmuri, directora de Fundación Daya: “El cannabis más que curar, trata sintomatologías para mejorar la calidad de vida de las personas en el tratamiento de algunas enfermedades”

Compartir:

Por Patricio Fernández

26 de abril de 2021 — Ganas de Conversar

La vigésima segunda invitada a Ganas de Conversar, el programa de conversaciones liderado por Patricio Fernández, fue la fundadora y directora de Fundación Daya. En el diálogo, la actriz y activista del uso medicinal del cannabis, analizó la legislación actual, la crisis de Carabineros y los allanamientos que violan los derechos humanos de los pacientes a lo largo de Chile.

Ana María Gazmuri

Actriz
Fundadora y presidenta de Fundación Daya
Activista del uso medicinal del cannabis


El pasado lunes 26 de abril, la vigésima segunda invitada a Ganas de Conversar, el programa de conversaciones liderado por el candidato constituyente por el distrito 11 en la RM, Patricio Fernández, fue la activista por el uso de la cannabis medicinal (fundadora de la Fundación Daya), Ana María Gazmuri.

¿Esta como raro el ambiente nacional o no?

Es un momento de encriptación, de crisis, sanitaria y política. Un desgobierno que tenemos, por donde lo miremos esta siendo crisis y agua, no es un buen panorama. Los factores sanitarios, el tema electoral, este estado policial que estamos viviendo también. Es un momento critico que hay que mantener la calma, mantener la templanza, e ir buscando las salidas de los caminos, une escenario que esta tensionado, esta administración lo ha hecho pésimo, con todos los desaciertos en las materias. De la profundidad tendrá que salir algo de luz, esperemos que el proceso constituyente en algo nos ayude en eso, no se ve fácil.  Hay que estar con las personas, con el pueblo que sufre. Este es el momento de estar ahí donde las papas queman.

A propósito del ambiente que se vive, he pensado la esperanza del proceso constituyente, y el daño que este ambiente le hace. Si llegamos en unas semanas en un animo de batallas campales entre la ineficiencia del gobierno, y al mismo tiempo una polarización que lanza al cuello como una pelea caníbal, ese proceso que ponemos tantas esperanzas algunas o arriesga a pasar a un segundo plano.

Tiñe todo el escenario, pero es responsabilidad del Gobierno. Cada nueva intervención muestra la desconexión de la realidad que viven los ciudadanos. Se vuelve doloroso, hoy vemos mucha frustración, y la desafección con el proceso eleccionario. La gente esta preocupada de comer y no de ir a votar. Hay que buscar la unión necesaria, para articularse y afrontar y constituirse para enfrentar la situación del Gobierno con más proactividad. Hoy día lo prioritario es la salud y el ingreso mínimo a las familias para que puedan sobrevivir. Chile tiene para hacer los gastos necesarios. Un país que tiene solvencia, que pueden endeudarse. La falta de universalidad de las medidas ha afectado el animo de la población y eso tiñe el proceso que estamos viviendo.

Parte poniéndonos al tanto, con el tema del cannabis y la relación con el Estado chileno. Avanza, retrocede. ¿Cuál es la situación en este minuto?

Llevo nueve años dedicada absolutamente a esto. Por hacer un ordenamiento, todo lo que tenemos que saber es que el uso del cannabis se rige por la ley 20 mil en Chile, que es la ley de drogas que data del 2005, y esta orientada a perseguir el tráfico. Y hace la distinción, en su letra, en que el porte y el cultivo, es para uso personal exclusivo y próximo en el tiempo o un tratamiento médico, no es una figura de persecución penal. Durante muchos años se interpretó como una negativa total. Pero la Corte Suprema empezó a fallar de una manera distinta en el año 2015, diciendo que parece que no es lo que la ley señala. Cuando el cultivo esta destinado a ser difundido, entregado a otros, eso esta penalizado, no cuando es para uso personal. Estuvo el intento de modificar la ley 20 mil que fracasó en ese momento por ausencia de los parlamentarios oficialistas, que hoy son oposición, dando un poder circunstancial a la derecha, votando algunas indicaciones que liquidó el proyecto.

No estuvieron para la votación porque se hicieron los tontos o porque falto el quorum y que casualmente no estaban.

Casualmente no estaban como suele pasar, la gente no se entera, cosas importantes que se pierden en proyectos de ley porque no estaban presentes los parlamentarios. En general no se hacen seguimientos a los parlamentarios.

La persecución, como en el caso de Rodrigo Barraza que terminó quitándose la vida por el hostigamiento.

Todos los días ocurren allanamientos. El nivel de recrudecimiento, el enseñamiento, la violencia policial, ya se presentaron dos querellas al Instituto Nacional de Derechos Humanos por tratos vejatorios. Tenemos gente privada de libertad. Ayer salió en libertad Nicolás Bustamante candidato concejal por Doñihue, profesor, artesano, que cultivaba tres plantas con receta de su neuropsiquiatra, fue allanado como si fuera un delincuente. Eso lo vemos todos los días. Hablamos de un trauma, de un daño del Estado que persigue de manera despiadada. Una crisis de derechos humanos de los usuarios de cannabis en Chile. Cuando hablamos del derecho humano no es de consumir una sustancia, es a no ser perseguido, hostigado, criminalizado. Es el derecho a mantener la privacidad de tus actos. Es como que el Estado se meta en la actividad sexual de tu pieza. Tiene que ver con la dignidad.

Hay algo interesante de pensar, aquí se produce algo parecido de lo que vivimos en el estallido. Una institución bastante cuestionada que se llama Carabineros. Esto se relaciona con la cultura de Carabineros, no solo por la ley, sino que, por la mentalidad heredada, ¿de que un volao es un delincuente?

Carabineros es una institución que está en crisis pero que sigue siendo respaldada por el Ejecutivo de manera increíble. Desde el Ministerio del Interior, desde Senda, se dan señales que generan un manto de protección en este actuar, mucho más vulneratorio de Carabineros. Esa represión intensificada con el manto de impunidad de las policías, lo vemos aplicado hacia los usuarios medicinales.

¿Qué es lo que la ciencia le atribuye al uso del cannabis?

Hay que recordar que la ONU reconoció el uso medicinal, aceptando la recomendación de la OMS. Fue bien interesante en Viena, votaron los países miembros de la ONU, pero hubo países que votaron en contra, como China, Cuba y Chile. Representado por Carlos Charme, director de Senda, como te explicas que vote en contra, cuando hay productos de cannabis en farmacias, ese es el nivel de locura. No hay ninguna racionalidad. El cannabis mas que curar enfermedades, trata diferentes sintomatologías que pueden ser comunas a diferentes patologías. Analgesia, inflamación, dolor crónico, antiemético, antiespasmódico. Es para mejorar el tratamiento y la calidad de vida de los pacientes.

Todos los diálogos del programa Ganas de Conversar, los puedes revivir en la cuenta de Instagram @patofdez, en el Facebook Pato Fernández y el canal de YouTube, patocandidato.

Revive la entrevista completa aquí